VERBOS UNIPERSONALES

Verbos unipersonales:

Los verbos unipersonales propios son: llover, nevar, tronar, helar, lloviznar, diluviar, granizar, relampaguear, amanecer, anochecer, y en general los que se refieren a fenómenos atmosféricos. Se usan sin sujeto y en tercera persona del singular o en infinitivo.

Está diluviando, hoy llueve, mañana nevará

Verbos unipersonales impropios: Los verbos haber, ser y hacer en algunos casos siguen este tipo de estructura impersonal: no tienen sujeto y solo se usan en las terceras personas del singular o en infinitivo.

Hace mucho calor.  Es muy tarde. Hay mucha pobreza en ese país.

Otros verbos son unipersonales impropios: convenir, importar, parecer, pesar, bastar y poder. Pueden parecer unipersonales, porque solo se conjugan en terceras personas del singular y del plural, pero sí tienen sujeto.

Te conviene estudiar.

Puede que me ayude.

Los verbos defectivos son aquellos caracterizados por poseer una conjugación incompleta. Es decir, los mismos no pueden ser conjugados en todos los tiempos, modos y personas como pueden serlo los verbos regulares.

Aunque algunos verbos defectivos admitan en su estructura el poder ser conjugado en todas las formas, solo se emplea una o algunas de esas conjugaciones. Como por ejemplo el verbo llover, que admite poder ser conjugado como un verbo regular, sin embargo, es un verbo defectivo.

Ejemplos: acostumbrar, balbucir, concernir.

Revisa más explicaciones de ortografía y gramática en nuestro apartado de curiosidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *